Guía de enfermedades: Diabetes mellitus

Debido a que la diabetes mellitus cada vez gana más terreno y provoca una disminución en la calidad y en la esperanza de vida a pasos agigantados, es considerada en la actualidad uno de los principales problemas de salud pública en todo el mundo. Las cifras ya preocupan. De acuerdo con datos de la Alianza por la Salud Alimentaria, entre 2006 y 2012 la diabetes causó la muerte en México de alrededor de 500 mil personas y aumentó su incidencia en un 30%.Guía de enfermedades Diabetes mellitus

En 2006 el diagnóstico de personas con diabetes en nuestro país era de 4.3 millones. En 2012 es de 6.4 millones. De estos últimos solo 1.6 millones tienen un control adecuado y 1.8 millones ya presentan alguna complicación, entre ellas, falla renal, amputación, infarto o ceguera.

Pero eso no es todo. También se estima que alrededor de otros 6 millones de mexicanos padecen diabetes y no lo saben. Y en todo el mundo, se calcula, hay más de 366 millones que para el año 2025 aumentarán a 540 (IDF, Atlas de Diabetes. Quinta Edición).

Y a todo esto, ¿qué es la diabetes?

Se trata de una enfermedad crónica del metabolismo que se manifiesta por niveles elevados de glucosa en la sangre, debido a una secreción o acción deficiente de la insulina, producida por el páncreas. En otras palabras, la glucosa es el combustible que el cuerpo necesita para funcionar, pero debe ser ingresado a las células por medio de la insulina que, a su vez, es producida por el páncreas. Cuando el páncreas no funciona adecuadamente, entonces no produce suficiente insulina y la glucosa no puede ingresar a las células quedándose en la sangre y elevando los niveles de azúcar en ella. Cuando esto ocurre se dice que la persona padece diabetes mellitus.

Los síntomas más comunes son:

  • Aumento de la sensación de sed
  • Cansancio
  • Aumento del apetito
  • Mal humor
  • Contraer frecuentemente padecimientos infecciosos
  • Aumento de peso (en la diabetes tipo II)
  • Orinar con mucha frecuencia
  • Disminución de peso (en la diabetes tipo I)
  • También se considera que en no es solo un mal particular, sino a una familia de síndromes que tienen en común la elevación del azúcar.

Tipos de diabetes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica a la diabetes en varios tipos dependiendo de su origen:

Diabetes mellitus dependiente de insulina o tipo I

Es la más frecuente en niños y adolescentes y está relacionado con factores hereditarios, es decir, con antecedentes de padres o familiares diabéticos (cuando uno de los padres padece este síndrome sus descendentes tienen un riesgo de 40% y cuando son ambos, un 80%; sin embargo, esto aumenta o disminuye de acuerdo con las características de vida del paciente). Se presenta cuando las células del páncreas impiden la adecuada producción de insulina (ella transporta la glucosa a las células). En estos casos es necesario inyectarse diariamente dosis de insulina.

Diabetes mellitus no dependiente de insulina o tipo II

Es la más frecuente, aparece en la edad adulta y su origen no se sabe con exactitud pero se le relaciona con la obesidad y con antecedentes hereditarios. Por eso, si una persona padece obesidad y además tiene algún familiar diabético, es probable que esa persona y su descendencia tengan predisposición también. Se ha encontrado que la obesidad es uno de los principales disparadores, ya que se encuentra presente hasta en el 90% de los casos.

Diabetes mellitus relacionada con una mala nutrición y tensión

Las personas que tienen antecedentes y están mal alimentadas tienen mayor probabilidad de padecer diabetes, así como aquellas que viven en constante tensión laboral y con exceso de trabajo.

Diabetes asociada con otros padecimientos

Entre ellos: enfermedad del páncreas, enfermedad hormonal, uso de sustancias químicas o fármacos, anormalidades en la molécula de la insulina y ciertos síndromes genéricos. También las enfermedades infeccionas representan un grave riesgo, a veces, los virus de las enfermedades infecciosas como la hepatitis, rubeola, paperas o infecciones respiratorias, dañan el páncreas provocando que tenga una insuficiencia en la producción de la insulina.

Diabetes mellitus gestacional

La diabetes gestacional aparece durante el séptimo mes del embarazo y termina con el parto. El 2% de las mujeres embarazadas la presenta de manera temporal y un poco menos de la mitad tiene la posibilidad de desarrollar Diabetes mellitus de manera permanente. Entre las condiciones de riesgo se encuentran: sobrepeso mayor a 12 kilos, abortos espontáneos, antecedentes de diabetes gestacional y glucemia mayor de 105 mg/100 ml.

Factores de riesgo

Además de la obesidad, la herencia, la tensión, las enfermedades infecciosas, también se pueden mencionar:

  • La edad: La tolerancia a la glucosa disminuye con la edad y la frecuencia de aparición aumenta conforme aquella avanza.
  • Exceso de alimentos: Cuando se consume una gran cantidad de alimentos ricos en harinas y azúcares refinadas, alcohol, carne, alimentos procesados, enlatados, refrescos, etc, los índices de diabetes aumentan.
  • Medicamentos: Algunos disminuyen la tolerancia a la glucosa.

Consecuencias

Esta enfermedad tiene la particularidad de que con el tiempo se presentan otro tipo de padecimientos, entre ellos:

  • Disminución de la visión
  • Pérdida de sensibilidad en la piel
  • Calambres
  • Disminución de la fuerza muscular
  • Úlceras en los pies y piernas debido a la mala circulación y al aumento de peso
  • Propensión a adquirir infecciones de las vías urinarias o en las heridas
  • Cicatrización lenta
  • Los niños que la padecen pueden presentar disminución en su crecimiento y desarrollo en general, así como pérdia de peso si no son bien atendidos

Cómo se diagnóstica

Mediante exámenes de laboratorio como:

  1. Determinación de los niveles de glucosa en sangre en ayunas o dos horas después de haber ingerido alimentos,
  2. Determinación de la presencia de glucosa en la orina y
  3. curva de la tolerancia oral a la glucosa.

Se considera que dos determinaciones de glucosa en sangre (glucemia) en ayunas que reporten cifras mayores a 140 mg/100 ml sugieren un diagnóstico de Diabetes mellitus, así como 200 mg/100 ml de glucemia dos horas después de haber comido.

Cómo prevenirla

  • Mantén una nutrición adecuada, no comas azúcares refinadas en exceso ni grasas saturadas.
  • Realiza alguna actividad física por lo menos 30 minutos al día.
  • Evita el sobrepeso, aún más la obesidad y la hipertensión arterial.
  • No fumes
  • Cuida tu salud evitando adquirir enfermedades infecciosas
  • Observa tus pies y piernas de vez en cuando poniendo atención a cualquier alteración en el color de la piel o lesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies